La nueva Ley de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal 11/2021 ha introducido diversos cambios en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), entre los que destaca la nueva forma de calcular la base imponible de dichos impuestos.

 

Hasta ahora, las normas de valoración del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) establecían la valoración de los bienes transmitidos y sujetos a dichos impuestos por referencia a su valor real. No obstante, desde su entrada en vigor y por su inconcreción, esta norma de valoración ha sido el origen de infinidad de litigios entre los contribuyentes y la AEAT.

Pues bien, para evitar esta problemática y dar una mayor seguridad jurídica a los contribuyentes, dicha norma ha sido modificada por la Ley 11/2021, de medidas de Lucha contra el Fraude, con efectos desde el pasado 11-7-2021.

En primer lugar, como regla general, la base imponible que deberá tenerse en cuenta para determinar la cuantía de estos impuestos no será el valor real, sino el mayor entre:

  • El valor de mercado. A estos efectos, se entiende por valor de mercado el precio más probable por el cual podría venderse, entre partes independientes, un bien libre de cargas.
  • El precio pactado o declarado.

Por otro lado, en el caso de bienes inmuebles, la cuantía de la base imponible vendrá determinada -salvo prueba en contrario- por el valor de referencia, que es una nueva magnitud que ha sido aprobada y que será calculada cada año por la Dirección General del Catastro a partir de las compraventas de inmuebles realizadas y formalizadas ante fedatario público.