La industria del capital riesgo internacional tiene buenas vibraciones para 2015. Si durante los años pasados los gestores han asistido a un desigual revivir de la actividad por sectores y regiones después del severo varapalo global que significó el crac financiero de 2008, ahora confían en afianzar la recuperación y acelerar aún más las compras para volver a cotas precrisis.

Una expectativa que se asienta sobre los récords de captación de recursos que los fondos han alcanzado en 2013 y 2014 y en la evolución de las adquisiciones durante los últimos meses.

Las operaciones de buy out concentraron el año pasado el volumen de inversión más alto desde que explotara la crisis: 332.000 millones de dólares (unos 293.000 millones de euros), según los datos recabados por el servicio de análisis Preqin. Y aunque esta cantidad todavía está muy por debajo de los 685.000 millones de dólares (alrededor de 604.000 millones de euros) que se registraron en 2007, deja ver la existencia de nuevas condiciones de mercado –más favorables– para la incorporación de activos a la cartera.

Seguir leyendo…