Vivienda habitual: ahorro de impuestos en parking y trastero

En el presente artículo trataremos de explicar las ventajas que tiene la consideración de vivienda habitual. No únicamente como tal, sino los anexos a ésta, tales como el parking y/o el trastero.

Pongamos por caso que un contribuyente va a adquirir un piso en una promoción de obra nueva que también tiene aparcamientos y trasteros. Si desea adquirir alguno de ellos, el contribuyente no debería posponer la compra y debería adquirirlos juntos a la vivienda. Retrasar la compra de dichos anexos supone un mayor pago de impuestos, como veremos a continuación:

En cuanto al IVA.

Cuando se adquiere una vivienda de obra nueva (tanto si ésta va a constituir la vivienda habitual del adquiriente como si no), se aplica el IVA al tipo reducido del 10% (recordamos, sea dicho de paso, que si no es obra nueva deberemos tributar por ITP). Pues, dicho tipo reducido también es aplicable a los anexos y a las plazas de parking (hasta un máximo de dos plazas) que se adquieran en el mismo edificio y se entreguen en el mismo momento. Si se pospone la compra del parking y del trastero, cuando los adquiera deberá satisfacer el tipo general de IVA del 21% en lugar del 10%, encareciéndose la compra.

En cuanto a IRPF.

El parking y el trastero no tendrían la consideración de vivienda habitual si no se comprasen en el mismo momento. Por lo tanto, dado que usted estará disponiendo del parking y el trastero sin que sean considerados vivienda habitual, cada año deberá declarar en su declaración de IRPF una imputación de rentas del 1,1% del valor catastral de estos inmuebles. Dicho porcentaje se eleva al 2% del valor catastral si éste no se ha actualizado en los últimos 10 años.

Asimismo, adquiriéndolos a la vez podemos encontrarnos con más ventajas. Si en el futuro decide vender su vivienda habitual y los anexos y destina todo el importe obtenido a adquirir una nueva vivienda habitual, todas las ganancias que obtenga quedarán exentas de IRPF (podrá aplicar la exención por reinversión en vivienda habitual). Si ha comprado de forma separada, en cambio, la ganancia que corresponda a los parkings y al trastero no quedará exenta.

De esta forma nuestro contribuyente pagará un menor IVA y evitará tener que declarar una imputación de rentas en su IRPF todos los años. Además, si en el futuro vende su vivienda y reinvierte en una nueva, también reducirá su tributación.

Share Button
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *