Se declara exenta de IRPF la indemnización por cese de alto directivo

El 1-3-2004, la empresa celebra un contrato de alto directivo con una trabajadora a cuya finalización le entrega una indemnización por cese de 37.770,01€ (7 días por año de trabajo con el tipo de 6 mensualidades). La empresa no ha practicado retención alguna a cuenta del IRPF al considerarla una indemnización exenta. Por el contrario, la inspección tributaria considera que estas indemnizaciones están sujetas a IRPF y a su sistema de retenciones a cuenta, y practica una liquidación definitiva emitiendo una resolución sancionadora. La empresa plantea recurso ante el TEAC, que es desestimado al considerar que la indemnización establecida para la relación laboral de alta dirección no tiene carácter obligatorio, por lo que impugna esta resolución ante la sala de la contencioso-administrativo de la AN.

Entre otras, la cuestión a resolver consiste en determinar si las indemnizaciones por cese de un alto directivo hasta el límite legal de 7 días por año de trabajo con el tope de 6 mensualidades están o no sujetas a IRPF.

La LIRPF art. 7 establece que las indemnizaciones por despido están exentas en la cuantía establecida con carácter obligatorio por el ET y su normativa de desarrollo, por el contrario no lo están cuando su cuantía está establecida mediante contrato, convenio o pacto. La AN –sala de lo contencioso-administrativo– recuerda que hasta ahora, tanto su jurisprudencia como la del TS, habían establecido la sujeción al IRPF de la totalidad de la indemnización por cese de altos directivos por considerar que la regulación legal de la relación laboral especial de alta dirección no contempla el pago de una indemnización con carácter obligatorio en los caso de cese o extinción.

No obstante, la Sala de lo social del Tribunal Supremo, ha interpretado que la indemnización prevista para el supuesto de cese de altos directivos (7 días de salario por año de servicio con el límite de 6 mensualidades) tiene carácter de mínimo obligatorio, incluso aunque las partes hubieran pactado que no habrá lugar a indemnización alguna por cese. Es decir, se trata de una indemnización mínima obligatoria incluso aunque un pacto expreso excluya dicha indemnización.

Aplicando lo establecido en este pronunciamiento de la sala de lo social, la AN concluye que la indemnización satisfecha al alto directivo reviste carácter obligatorio hasta el límite de 7 días de salario por año de trabajo y con el tope de 6 mensualidades y, en cuanto que se trata de una indemnización mínima obligatoria, estaría exenta de tributación en esta cuantía.

Por ello se estima el recurso contencioso-administrativo en este punto anulando tanto la resolución del TEAC como la liquidación y sanción originariamente impugnadas.

Share Button
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *