Nulidad de los despidos: sin justa causa y por fecundación in vitro

Es siempre interesante saber qué consecuencias tiene el despedido de un trabajador. En los siguientes artículos, que son casos reales, nos encontramos con un fraude de ley al intentar “camuflar” un despido improcedente por uno procedente y otro caso de una trabajadora por someterse a un tratamiento de fecundación in vitro. La nulidad del despido fue el denominador común en ambos.


FRAUDE DE LEY; DESPIDO SIN JUSTA CAUSA

El trabajador presta servicios para la empresa hasta el 9-6-16 en el que es despedido disciplinariamente. En la carta de despido, la empresa alega como motivos la bajada continuada de su rendimiento y el incumplimiento reiterado en las instrucciones y procedimientos rutinarios en su puesto de trabajo, sin especificar los hechos concretos.

El trabajador presenta papeleta de conciliación reclamando la nulidad del despido, que finaliza sin avenencia. No obstante, en este acto la empresa reconoce la improcedencia del despido y ofrece el pago de la indemnización correspondiente. El trabajador interpone demanda de despido solicitando ante el juzgado de lo social la nulidad del despido al no haber especificado la empresa los incumplimientos concretos. El demandante alega que el Convenio de la Organización Internacional del Trabajador (Conv. OIT nº158 art. 4) establece que para despedir a una persona hace falta que haya una causa justificada relacionada con su capacidad o conducta o basada en las necesidades de funcionamiento de la empresa y lo relaciona con el art. 6.4 Código Civil que establece la nulidad de los actos realizados en fraude de ley.

En cuanto que la empresa ha reconocido la improcedencia del despido, la cuestión debatida no consiste en determinar si la causas para proceder al despido concurren o no, sino si hay motivos para declarar la nulidad del despido por falta de causa.

El juzgado recuerda que, según el ordenamiento jurídico español, los tratados internacionales son directamente aplicables y forman parte del derecho interno en cuanto se publican oficialmente.

En el supuesto enjuiciado no hay causa justificada de despido por lo que se trata de un supuesto de despido libre. El Conv. OIT nº 158, que ya es norma interna, establece explícitamente que el despido ha de ser causal, y que por tanto no es admisible que el cese no tenga un motivo concreto y explícito. Por ello, si verdaderamente se determina que no hay causa, estamos ante un acto jurídico que reúne los requisitos de fraude de ley, al utilizar la norma que da cobertura formal al despido para conseguir un resultado –extinción de la relación laboral– prohibido o contrato a la ley –necesitado de existencia de la causa–.

Asimismo, considera que esta solución es conforme a la doctrina del TC que ha interpretado que el derecho al trabajo (art. 35.1 CE) también incluye el derecho a no ser despedido sin justa causa; y ha utilizado en múltiples ocasiones la aplicación directa de los convenios de la OIT en la legislación española. Por último, como complemento, el juzgador también recuerda que la función jurisdiccional comprende la aplicación de las leyes y esto también incluye la normativa internacional con la misma jerarquía que la ley interna. Por ello considera que en la materia de causalidad del despido, la aplicación que hacen los tribunales españoles es contraria a las prescripciones del Convenio nº 158 OIT.


FECUNDACIÓN IN VITRO; DESPIDO NULO POR DISCRIMINATORIO

La profesora de educación infantil es despedida por causas económicas. La trabajadora había iniciado un ciclo de fertilidad de reproducción asistida, circunstancia conocida por la empresa, y a la fecha del despido los óvulos se encontraban fecundados in vitro pero aún no habían sido transferidos al útero. La profesora presenta demanda solicitando la declaración de nulidad del despido. Desestimada en primera y segunda instancia, la trabajadora interpone recurso de casación para la unificación de doctrina aportado como sentencia de contraste la dictada por el TJUE 26-2-08, asunto C-506/06. Ésta rechazaba la aplicación de la nulidad objetiva por razón de embarazo al despido de una trabajadora sometida a fecundación in vitro cuando en la fecha de notificación del despido los óvulos están fecundados pero aún no han sido transferidos al útero de la mujer.

La cuestión que plantea la trabajadora es que, habiéndose acreditado indicios suficientes de que su despido podría estar relacionado con su sometimiento al tratamiento de fertilidad, corresponde a la empresa aportar una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad.

El TS recuerda que la carga de la prueba de los hechos en que se fundamenta la demanda incumbe siempre al actor. No obstante, respecto a la violación de los derechos fundamentales es suficiente con la constatación de indicios de tal violación. Una vez constatados, corresponde al demandado aportar una justificación objetiva y razonable de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad. En el caso analizado, la sentencia de instancia, en decisión ratificada por el TSJ, considera que pese a existir los indicios necesarios para trasladar a la empresa la obligación probatoria, estos han quedado desvirtuados por la realidad de las causas económicas imputadas en la carta de despido. El TS no comparte la decisión. Considera que la empresa en ningún momento trató de justificar la procedencia del despido. Al contrario, en instancia reconoció la improcedencia del despido, lo que supone reconocer que su decisión extintiva no estaba ajustada al derecho. Siendo ilícito el despido, no cumple con la exigencia legal que excluya el móvil discriminatorio ante los indicios aportados de la existencia de una vulneración del principio de igualdad. A esto se suma que la situación económica alegada por la empresa en la carta de despido no ha quedado probada pues si bien existía en déficit en la sección infantil, la guardería (donde trabajaba la actora) tenía resultados positivos en la explotación global.

Por ello, el TS estima el recurso de casación para la unificación de doctrina declarando la nulidad del despido.

Share Button
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *