Liquidación de una sociedad patrimonial. Caso práctico

Si su empresa es propietaria de una sociedad con inmuebles que va a liquidarse y va a repartir el patrimonio correspondiente entre los socios, la tributación por esta operación en su Impuesto sobre Sociedades funciona de la manera siguiente.

Para la sociedad que se liquida

Beneficio. Si una filial de su empresa se liquida, dicha filial deberá computar un beneficio o una pérdida por la diferencia entre el valor de mercado de los activos que se transmitan a los socios y su valor neto contable. En caso de que entre los activos haya inmuebles, lo normal será que su valor de mercado haya aumentado desde la adquisición, por lo que se pondrá de manifiesto un beneficio por el que la filial deberá tributar. (Para reflejar ese mayor valor de mercado, su filial deberá computar un ajuste positivo en el Impuesto sobre Sociedades del ejercicio de liquidación.)

Ejemplo. En el activo de su filial hay 20 inmuebles que tiene alquilados, con un valor contable total de 3.000.000 de euros, aunque su valor real es de 4.600.000. Si la sociedad se liquida y transmite dichos activos a los socios, deberá computar en su Impuesto sobre Sociedades un ajuste positivo de 1.600.000 euros (la diferencia entre ambas cantidades).

Para la sociedad adjudicataria

Valoración. En este caso, si su empresa posee el 50% de la participación en dicha sociedad y se adjudica la mitad de los inmuebles, deberá dar de baja el valor de su participación y dar de alta, por su valor real, los inmuebles recibidos:

  • Continuando con el ejemplo, si su empresa adquirió la participación por 1.100.000 euros, deberá contabilizar un beneficio de 1.200.000 euros (2.300.000 – 1.100.000).
  • Y para evitar una doble tributación (en la sociedad que se liquida y en la suya), podrá aplicar la exención para evitar la doble imposición. Gracias a esta exención, podrá computar en su declaración del Impuesto sobre Sociedades un ajuste negativo por el 1.200.000 euros mencionado, y no tributará por dicho importe. (Para aplicar esta exención es preciso que participe en al menos un 5% de la filial y que haya mantenido dicha participación de forma ininterrumpida durante el último año).

Activos afectos. No obstante, para que la exención sea aplicable en su totalidad, debe darse un requisito adicional: la filial que se liquida no debe tener el carácter de sociedad patrimonial. Para ello, es preciso que más del 50% de sus activos estén afectos a actividades económicas. En su caso, en que el activo está compuesto por inmuebles alquilados, la filial deberá disponer de una persona contratada a jornada completa para gestionar los alquileres. Si no se da ese requisito y la filial es una “patrimonial”, la exención sólo se aplicará sobre el incremento de reservas que ésta haya obtenido desde que su empresa adquirió su participación, pero no sobre las plusvalías tácitas puestas de manifiesto en la liquidación, por las cuales su empresa deberá tributar sin exención.

Siguiendo con el ejemplo, si dicho incremento de reservas ha sido de 700.000 euros:

Concepto Filial no patrimonial Filial patrimonial
Beneficio 1.200.000 1.200.000
Exención -1.200.000 -350.000 *
Beneficio tributable 0 850.000
Cuota IS 25% 0 212.500

* Su empresa participa en el 50% de las reservas, por lo que le corresponde dicho porcentaje de reservas.

​Es importante tener en cuenta si liquida una filial revisar si esta es patrimonial. En ese caso, sólo podrá disfrutar de la exención por doble imposición por la parte del beneficio obtenido que se corresponda con reservas generadas por la filial durante su período de tenencia.

 

Departamento Fiscal IMB Grup

Share Button