Exención en el IVA de una vivienda con uso mixto: particular y profesional

La Dirección General de Tributos en el caso de una persona física, que arrienda junto a su pareja una vivienda, la cual va a ser destinada en un 60% a dicho fin y en un 40% como lugar donde lleva​r a cabo una actividad profesional. En el contrato se fija el precio, separándose el importe correspondiente a cada uno de los usos. Responde:

A efectos del IVA, el arrendador de viviendas tiene la consideración de empresario o profesional, por lo que en los arrendamientos existe obligación de repercutir dicho impuesto. No obstante, si el destino de los mismos es el uso exclusivo como vivienda, se encuentran exentos salvo que se produzca el subarriendo en todo o en parte de los mismos.

En relación con el subarrendamiento, a tenor de lo mantenido por el TEAC, se entiende que no se produce este cuando quede probado que el arrendatario no tiene intención de explotar el bien arrendado sino destinarlo al uso efecto y propio como vivienda por una persona física concreta, siendo designada en el propio contrato y quedando prohibido que sea subarrendada o cedida con posterioridad.

Además, a efectos de la aplicación de la exención, cuando el arrendatario no es finalmente el usuario de la vivienda, y se produce una cesión del uso a otra persona, hay que diferenciar entre dos supuestos:

Sin tener a condición de empresario o profesional el arrendatario, este cede el uso de la vivienda a título gratuito a una tercera persona, o actúa por otra razón como consumidor final sin perjuicio de que finalmente ceda el uso de la vivienda a otra persona: resulta aplicable la exención del impuesto.

Cuando el arrendatario en el ejercicio de su actividad empresarial, cede el uso de la vivienda con posterioridad a la celebración del contrato de arrendamiento (por ejemplo, para el ejercicio de una actividad empresarial o profesional): no resulta aplicable la exención.

No obstante lo anterior, en este caso, al ser arrendada la vivienda no para este uso exclusivo sino que se tiene intención de desarrollar en la misma una actividad empresarial o profesional, no queda exenta del impuesto, sino sujeta por la totalidad del precio pactado.

Share Button