FAQ

A la hora de buscar trabajo, ¿Tengo que informar a la empresa que me va a contratar que tengo una discapacidad?

Nadie está obligado a declarar sobre su estado de salud a la hora de buscar empleo. Ahora bien, por un lado, el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece la obligación para el empresario de adecuar el puesto de trabajo a la persona; esto es, a las concretas circunstancias físicas y personales de cada trabajador.

Por ello, si el trabajador tiene una discapacidad, el empresario debería adaptar su puesto de trabajo a sus circunstancias personales. Si no lo hace, podría incurrir en responsabilidades ante Inspección de Trabajo.

Así pues, si el trabajador no le comunica al empresario su discapacidad le podría causar un perjuicio que podría suponer incluso la extinción de su contrato de trabajo por trasgresión de la buena fe contractual al no haber comunicado a la empresa el dato de su discapacidad.

No debe obviarse además que existen numerosas subvenciones a la contratación de trabajadores con discapacidad, y que las empresas, en ciertas ocasiones buscan a trabajadores con discapacidad para tener mayor competitividad integrando la diversidad humana su plantilla y/o poder beneficiarse de dichas ayudas, así como para cumplir con la obligada cuota mínima del 2% de reserva a favor de las personas con discapacidad igual o mayor al 33% establecida obligatoriamente para las empresas españolas (o que aquí estén establecidas) cuya plantilla sea superior a los 50 trabajadores.

En resumen: NO existe una obligación legal expresa de que el trabajador comunique al empresario la existencia de una discapacidad, aunque ello parece desprenderse del deber general de buena fe que se exige respecto de la relación laboral, pero la decisión es en última instancia una cuestión personal.

¿Recibe la empresa algún tipo de ayuda o beneficio por contratar a un trabajador con discapacidad?

Efectivamente. Las bonificaciones a la contratación de personas con discapacidad se regulan principalmente en la Ley 43/2006, de 29 de Diciembre, de Mejora del crecimiento y del empleo. La cuantía de las bonificaciones dependerá de las características de la persona con discapacidad, así como de la modalidad contractual escogida por el empleador.

¿Tiene obligación la empresa de adaptar el puesto de trabajo en función de la discapacidad de un trabajador?

Con carácter general, el artículo 4.2.d) del Estatuto de los Trabajadores establece como derecho básico de los trabajadores el derecho a su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene. Por su parte, el artículo 15.d) de la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, establece como principio de la acción preventiva, la adaptación del puesto de trabajo a la persona. Esto quiere decir, como decíamos anteriormente, que es obligación del empresario, y, por tanto, un correlativo derecho del trabajador, la adaptación del puesto de trabajo a las circunstancias personales del trabajador.

Para favorecer dicha adaptación, se han establecido legalmente ayudas a la adecuación del puesto de trabajo, reguladas en el Real Decreto 1451/1983 por el que se regula el empleo selectivo y las medidas de fomento del empleo de trabajadores con discapacidad.

Si un trabajador con discapacidad tiene que acudir regularmente a consulta médica, ¿Se le retribuyen dichas ausencias por la empresa?

El artículo 37.3 ET recoge un listado de licencias retribuidas (remuneradas a cargo del empresario). Sin embargo, en dicho precepto no se contiene la asistencia a consultas médicas y/o rehabilitación.

A pesar de esta falta de regulación genérica en el Estatuto de los Trabajadores existe vía libre a la negociación colectiva (convenios colectivos sectoriales) para que se pueda ampliar los supuestos de licencias retribuidas.

De hecho, suele ser una práctica habitual incluir en los convenios colectivos el derecho, ilimitado o no en cuanto a su número, a las licencias retribuidas de los trabajadores en el supuesto de asistencia a consultas facultativas médica, generalmente a través de un crédito horario anual destinado a dicho fin.

¿Qué es un proceso de Interim management?

El Interim Management es el outsourcing de los profesionales con una amplia experiencia como directivos en las empresas (financieros, RR. HH., directores de operaciones…).

El hecho de contratar estos perfiles a través de un proceso de Interim management puede responder a necesidades puntuales (fusiones, reestructuraciones, reflotes de empresas…) o también a cuestiones estructurales (filiales extranjeras que no quieren disponer de una estructura fija en el país, empresas pequeñas con grandes proyectos que necesiten expertos en una materia pero a tiempo parcial o durante unos meses…).

El proceso de Interim management, además, tiene la ventaja de que detrás del profesional hay toda una estructura de servicios y de control que ofrece un servicio integral que, en caso de necesidad de reducir o ampliar el servicio o hasta de cambiar a los profesionales, responde con una flexibilidad y agilidad difíciles de encontrar en el mercado convencional.

Contacte con nosotros y le haremos un estudio sin compromiso para valorar cómo puede ayudar a su empresa un proceso de Interim management.

¿Cabe cobrar una pensión por incapacidad y, al mismo tiempo, desarrollar un trabajo?

El artículo 141 del Real Decreto Legislativo 1/1994 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social establece que las pensiones de incapacidad permanente total para la profesión no impedirán el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del pensionista y que no representen un cambio en su capacidad de trabajo a efectos de revisión.

El problema se encuentra en determinar qué actividades son compatibles con el estado del pensionista, y cuáles son las que representan un cambio en su capacidad de trabajo, y pueden suponer una “mejoría” que pueda afectar a la prestación que percibe. No existe, a priori, un listado de actividades compatibles con el estado de la persona con discapacidad, sino es el pensionista el que, en cada caso, debe comunicar al Instituto Nacional de la Seguridad Social el trabajo que va a realizar, para así solicitar “autorización” de la compatibilidad de dicho trabajo con el estado de salud del pensionista. En cualquier caso, lo aconsejable es buscar un trabajo, y que posteriormente, pero siempre antes de empezar a trabajar, se comunique dicho trabajo y sus condiciones de realización al Instituto Nacional de la Seguridad Social, para que este organismo indique si el trabajo es compatible con el estado de salud del pensionista, y evitar así cualquier tipo de sorpresas desagradables como pudiera ser incluso la retirada de la pensión.

¿Qué es el pacto de socios/accionistas?

El pacto de socios/accionistas es el acuerdo firmado por los principales accionistas de una empresa para consultar mutuamente, en especial en caso de que uno de ellos decida vender su participación.

Más allá de las grandes corporaciones, es un instrumento imprescindible que regula las relaciones entre los promotores, los fundadores de un proyecto empresarial y los inversores que adquieren una participación minoritaria en la sociedad.

El proyecto en sí sigue a cargo de los emprendedores, pero en el mismo pacto se incluyen temas reservados a la aprobación por mayorías reforzadas, lo cual otorga a los inversores la capacidad de influir o bloquear decisiones que afectan a aspectos estratégicos del proyecto, a la permanencia de los emprendedores, a la venta parcial o total de la compañía, etc.

IMB dispone de un equipo de abogados y economistas con una gran experiencia en la negociación y la redacción de pactos de accionistas. Consúltenos sin compromiso.

¿Cómo puedo valorar mi empresa o mi proyecto empresarial?

Según el grado de madurez de la empresa o del proyecto y del sector donde se ubique, hay numerosos métodos de valoración ampliamente utilizados. Uno de los más frecuentes, sobre todo en proyectos start up, es el Descuento de Flujo de Efectivo (DCF por sus siglas en inglés).

El DCF fija el valor actual de los flujos de fondos futuros mediante la aplicación de un descuento a partir de una tasa que replica el coste del capital aportado y la prima de riesgo existente.
Habitualmente se utiliza cuando el histórico de la compañía en términos de ventas y beneficios es inexistente o poco relevante y cuando no es posible la comparación con otros sectores u otras compañías.

Cuando los proyectos son más maduros y existe un track record por parte de la empresa, se acostumbra a utilizar la valoración por mutiplicadores (EBITDA, beneficio neto, cifra de negocio…) y/o por comparables en operaciones similares.
En sectores como el biotecnológico es habitual el uso de sistemas como el rNPV (Risk Net Present Value) que, a través de un cálculo de valor sobre futuros flujos que generará el proyecto, intentan reducir el enorme riesgo intrínseco que comportan los proyectos de R+D de una compañía Bio y cómo a menudo suponen un todo o nada.

De manera adicional y sobre todo en casos en los que es difícil establecer una valoración objetiva (start up), se pueden utilizar cláusulas ratchet, que implican que el valor inicial pactado puede variar al alza y a la baja, en función del desarrollo real del plan de negocio y los hitos conseguidos.
Se pretende que el valor no sea un problema a la hora de formalizar una inversión en una compañía y que éste se reconozca a medida que avance el proyecto.

Si necesitas más información en materia de valoración de empresas los consultores de la división financiera de IMB te pueden ayudar. Realiza tu consulta por correo electrónico.

¿Qué tipo de financiación público-privada existe para proyectos empresariales?

A pesar del ajuste del sector público en materia de ayudas, sigue habiendo numerosas líneas de financiación de proyectos empresariales innovadores, ya sea en la fase de start up o en las etapas de expansión y crecimiento de la compañía.

Son especialmente susceptibles de financiación las empresas que realizan actividades de R+D y/o con vocación de internacionalización.

Adjuntamos algunas referencias de interés: CDTI, ENISA, ICF, ICEX, ACCIO

En la división de consultoría y finanzas de IMB buscamos las mejores líneas de financiación y realizamos el proceso integral de solicitud, gestión y justificación de ayudas.

¿Qué es imprescindible en un plan de negocios?

Un plan de negocio solido y atractivo incorporará siempre las siguientes variables:

  • Descripción del producto/servicio/tecnología que se quiere llevar al mercado
  • Plan de marketing y de ventas
  • Plan de producción y logística
  • Plan de inversión
  • Plan de financiación y tesorería
  • Plan de RRHH

El proyecto empresarial debe ser capaz de explicar qué necesidad viene a resolver y qué innovación introduce respecto las soluciones existentes. Debe explicar claramente cuál es el mercado, la competencia y como se posiciona la empresa respecto esta.

Cuando el plan de negocio está enfocado a conseguir financiación es imprescindible explicar bien a qué irán destinados los fondos aportados por los inversores, que ganarán, qué horizonte temporal tendrá la inversión y sobretodo, qué mecanismo de salida de la compañía tendrán.

En la división de consultoría y finanzas de IMB disponemos de una amplia experiencia en el desarrollo de Planes de Negocio de proyectos empresariales en sectores innovadores.

¿Podemos ayudarle?

Contacte con IMBgrup para que podamos atenderle personalmente

(+34) 93 238 64 44

Empresas

IMB Grup ofrece un servicio 360º para las Empresas,  acompañándolas desde su creación y apoyándolas en su madurez, a través de un paquete integral de servicios.

Personas

En IMB disponemos de servicios pensados específicamente para acompañarlos en cualquier circunstancia de tipo fiscal, jurídica, laboral, financiera y familiar.